¿Cómo te afecta la microbiota?

Cómo te afecta la microbiota

¿Cómo te afecta la microbiota?

Si estás siempre estresada, cansada, deprimida, con la tripa hinchada, no adelgazas o duermes mal, la causa puede estar en tu intestino. Tiene solución!!!!!

En el intestino vive una gran cantidad de bacterias (microbiota), que su información genética (microbioma) es ciento cincuenta veces mayor que la del ADN de nuestras células. Esto significa que tenemos más bacterias que células en el cuerpo, y estas bacterias interaccionan con el cuerpo y afectan al metabolismo, la inmunidad, el estado de ánimo y las hormonas.

Cuando hablamos de microbiota, estamos hablando de los microorganismos que viven dentro del intestino, como bacterias, hongos, parásitos. Todos ellos necesarios y con grandes beneficios para el organismo, siempre y cuando haya un equilibrio.

Señales de que tu microbiota no está bien, ¿Qué signos físicos o emocionales pueden indicarnos que nuestra microbiota no está bien?

La gente que tiene la microbiota alterada por culpa de parásitos, hongos o bacterias proteolíticas que han sobrecrecido sufre diferentes desviaciones y desequilibrios del sistema inmunólogo (el sistema inmune y emocional están relacionados. Lo que se llama psiconeuroinmunología)

Las personas que tienen más parásitos suelen ser personas más nerviosas, padecen bruxismo, tienen sueños movidos, chillan o hablan alto.

La gente que tiene cándidas tiene una mayor fabricación de noradrenalina, con lo cual es más fácil que tengan más irritabilidad y agresividad. La mala tolerancia al estrés y la agresividad ante estímulos sociales desagradables o negativos es una reacción típica de una persona con exceso de cándidas.

Las bacterias proteolíticas en exceso, igual que las cándidas, producen fatiga crónica, levantarse siempre cansado y con falta de energía.

Los síntomas físicos cuando tenemos bien la microbiota intestinal es que los gases que se fabrican están equilibrados: no tendrás exceso de gases, no sentirás la barriga hinchada ni tendrás espasmos intestinales, tendrás pedos con olor y sin olor repartidos, e irás al baño una o dos veces al día con cacas en forma de plátano, que se hunden, que no flotan.

Estar triste, dormir mal, tener tendencia a las contracturas, padecer dolores de cabeza, estreñimiento, divertículos, tener un colon irritable, hacer heces en forma de bolitas, depresión, ansiedad no es normal. Por lo tanto, debes realizar un análisis de heces para ver cómo se encuentra tu microbiota. No se trata sólo de consumir probióticos, sino que debes conocer que bacterias te faltan para luego poder equilibrar la microbiota.

Pero, la microbiota no sólo afecta al estado emocional, sino que se encuentra correlacionada con diversas enfermedades como el Parkinson, Alzheimer, demencias, anorexia, autismo, sobrepeso, obesidad, diabetes Tipo 2…

Es imprescindible que alimentes correctamente a tu microbiota para tener una buena salud.