La pérdida de peso en el hipotiroidismo

Hipotiroidismo alimentación Pamplona Navarra

La pérdida de peso en el hipotiroidismo

El hipotiroidismo es la enfermedad resultante de una producción deficiente de la hormona tiroidea por parte de la glándula tiroides. Estas hormonas regulan el metabolismo, por lo que una deficiencia afecta significativamente a las funciones corporales.

Puede deberse a una falta de estimulación por parte de la glándula pituitaria (síntesis comprometida de TSH), por una síntesis defectuosa de hormonas en la tiroides, o bien por una alteración en la conversión de T4 a T3 (tiroxina y triyodotironina, respectivamente).

Independientemente de la causa, los síntomas más comunes son fatiga, falta de energía, manos y pies fríos, piel seca, dolor y rigidez articular-muscular, ronquera, períodos menstruales irregulares, ritmo cardíaco lento, memoria deficiente, anemia, temblor de manos, depresión y déficit cognitivos. Las células se oxidan más fácilmente, se metabolizan peor los alimentos y se sufren problemas de hígado. Podemos nombrarlos como síntomas inespecíficos, porque son frecuentes y comunes a otras enfermedades, por lo que es necesario una analítica para el diagnóstico.

El tratamiento del hipotiroidismo consiste en administrar al organismo la hormona tiroidea (tiroxina) que no está fabricando el tiroides para conseguir unos niveles de T4 y TSH sanguíneos normales y revertir los problemas en el organismo. La medicación (levotiroxina) se toma en ayunas, media hora antes del desayuno (si desayunas).

Factores a los que debemos prestar atención:

  • Nutrientes como el yodo, el selenio, zinc, manganeso, vitamina A y el hierro
  • Bociógenos en alimentos
  • Eliminar alimentos agresores
  • Detoxificación del organismo
  • Corregir el estreñimiento y repoblar la microbiota

 

Nutrientes necesarios para la producción de T4 a T3 (hormona activa)

La glándula tiroides necesita yodo para fabricar las hormonas tiroideas, y es aportado al organismo a través de los alimentos para que esta función (aunque esté disminuida en la patología) continúe estable. Si dejas de consumirlo o consumes demasiado, agravará la patología.

Pero, debes tener cuidado con el consumo frecuente de algas (en población general también) ya que contiene altas cantidades de yodo, así que, incluye el consumo de pescado en tu alimentación.

El selenio es otro nutriente necesario para el normal funcionamiento de la glándula, así como el zinc, manganeso, vitamina A

Para un aporte de selenio optimo deberás incluir en tu alimentación las nueces de Brasil, las legumbres…. Incluye alimentos como los frutos secos, germen de trigo, cereales integrales, verduras de hoja verde, vegetales rojos y naranjas para ayudarle a la glándula tiroides, gracias al aporte de los distintos micronutrientes para una mejor funcionalidad.

Bociógenos en alimentos

Se suele alertar sobre el consumo de crucíferas en pacientes con hipotiroidismo. Alimentos como la col, el repollo, la coliflor, las coles de Bruselas, el brócoli, los rábanos o la mostaza tienen en común la presencia de bociógenos. Por degradación enzimática, quedan libres sustancias como la goitrina que interfiere en la absorción del yodo por la glándula tiroides.

Entonces, ¿dejo de consumir estos alimentos? No es necesario, esta acción bociógena se inactiva a través de la cocción de los alimentos. Presta atención a la cocción de estos alimentos, evita el consumo de los caldos, y si puntualmente queremos, podemos consumirlos crudos.

En pacientes adultos con hipotiroidismo, no es necesario evitar el consumo de soja fermentada o germinada, aún menos cuando los niveles de yodo están bien. Pero si se debe hacer hincapié en separar el consumo de este alimento del medicamento para la tiroides. Teniendo en cuenta que la levotiroxina se ingiere en ayunas, aproximadamente una hora antes del desayuno, no incluiremos soja en el desayuno ni en las 3-4 horas posteriores.

Si cocinas bien los alimentos, fermentas, tuestas o germinas se eliminarán los antinutrientes que impiden la absorción del yodo.

Eliminar alimentos agresores

Para que la glándula tiroides funcione correctamente debes eliminar los alimentos agresores como los lácteos, trigo y aquellos que sean agresores para ti. Para ello, se debe averiguar cual es el alimento que te está interfiriendo, para eliminarlo.

Estreñimiento y microbiota intestinal

El intestino tiene una estrecha relación con la glándula tiroides ya que se formaron en la misma capa embrionaria, por lo que es necesario corregirlo, así como la permeabilidad intestinal y la microbiota para disminuir la endotoxemia, mejorando el metabolismo, la funcionalidad de la tiroides y la absorción de los distintos micronutrientes.

Detoxificación del organismo

El padecer estreñimiento, permeabilidad intestinal hará que pasen toxinas y desechos al torrente sanguíneo, generando una endotoxemia. Si los distintos órganos y glándulas se encuentran “sucios” no podrán realizar sus funciones correctamente, por lo que es necesario ayudarlos.

 

En general, el hipotiroidismo disminuye tu metabolismo basal, aumenta la retención de líquidos, el porcentaje de grasa, suele producir estreñimiento y cansancio, por lo que se disminuye la actividad física de los pacientes.

Hay que tener en cuenta que el sobrepeso y la obesidad no son consecuencia única de la patología. En general, esta puede hacerte subir entre 4 y 5 kg de peso, aunque lo previsible es que, si está controlada y prestas atención a tu alimentación y al ejercicio físico, no debería haber mayor problema.

Cabe preguntarte cómo te alimentas y priorizas grupos de alimentos como las verduras, frutas, hortalizas, legumbres, frutos secos, semillas y cereales integrales. Una correcta hidratación y un alto consumo de fibra hará que te sientas menos pesadas, regulando tu tránsito intestinal. Evita la ingesta de todo tipo de alimentos ultraprocesados, ricos en azúcares, grasas “malas” y abundante sal.