Las enfermedades autoinmunes se pueden tratar con la nutrición

Tratamiento enfermedades autoinmunes Pamplona Navarra

Las enfermedades autoinmunes se pueden tratar con la nutrición

Una enfermedad autoinmune es una condición patológica en la cual el sistema inmunitario se convierte en el agresor que ataca y destruye a los propios órganos y tejidos corporales sanos.

Normalmente, el sistema inmune distingue lo propio de lo extraño y nos defiende de agentes externos como los virus o bacterias. En las enfermedades autoinmunes, existe una respuesta inmune excesiva que destruye los propios órganos y tejidos corporales sanos. El sistema inmune deja de reconocer lo propio y genera un auto-ataque hacia los órganos y/o tejidos del individuo, actuando como si estos fueran agentes extraños al mismo.

El nombre o tipo de enfermedad autoinmune dependerá del órgano o sistema afectado. Cuando la pérdida de la tolerancia inmunológica genera un daño puntual, los autoanticuerpos o las células autoinmunes destruyen sólo un tipo celular. Esto sería lo que ocurre en las células beta del páncreas, en pacientes con diabetes mellitus tipo 1. El ataque puede ser general como ocurre en el lupus eritematoso sistémico donde las manifestaciones clínicas son múltiples.

Algunas de las enfermedades autoinmunes más habituales son las siguientes: anemia hemolítica autoinmune, artritis reumatoide, asma, celiaquía, colitis ulcerosa, diabetes tipo 1, eczema, endometriosis, enfermedad de Addison, enfermedad de Crohn, enfermedad de Graves, esclerosis múltiple, hepatitis autoinmune, lupus, psoriasis, síndrome de Sjogren, síndrome de ovarios poliquísticos, tiroides de Hashimoto y vitíligo.

¿Hay factores desencadenantes para padecer una enfermedad autoinmune?

Existe un componente hereditario (ciertas combinaciones genéticas) y factores ambientales que son desencadenantes para activar finalmente el sistema inmunitario. Estos son muy variados e incluyen: infecciones, fármacos, vacunas o inmunizaciones, alimentación, deficiencias nutricionales, toxinas como el tabaco o agentes químicos, factores psicológicos, hábitos higiénicos, sanitarios, cambios hormonales y factores climáticos, entre otros.

Causas de la enfermedad autoinmune

  1. Síndrome del intestino permeable o agujereado (leaky gut). La inflamación con frecuencia es causada por un problema de permeabilidad intestinal. Cuando una persona tiene un intestino demasiado permeable hace que las uniones estrechas en la barrera intestinal permitan que las moléculas no deseadas (toxinas, bacterias) entren en el torrente sanguíneo y de esta forma sobreestimulen el sistema inmunitario que debe protegernos y actuar contra ellas.
  2. Disbiosis intestinal. Se cree que la disbiosis intestinal (sobrecrecimiento de microorganismos patógenos y alteración de la microbiota intestinal) junto con un intestino permeable están presentes en todas las enfermedades autoinmunes. Estos dos factores están relacionados de forma directa con la alimentación y el estilo de vida.
  3. Intolerancia al gluten no identificada. La inflamación se ha relacionado de forma directa con el consumo de gluten
  4. Estrés. El estrés activa el sistema inmunitario, además puede causar disbiosis e hiper permeabilidad.
  5. Exposición a tóxicos y metales pesados.
  6. Predisposición genética.

 

¿Cómo detectarlas? 

Las enfermedades autoinmunes se identifican con la presencia de manifestaciones clínicas anormales persistentes características, y la realización de estudios complementarios.

Existen numerosos tipos de enfermedades autoinmunes, crónicas, con algunos síntomas similares e intensidad gradual. A veces, obtener un diagnóstico concreto puede resultar pesado y frustrante. Los síntomas clásicos son inflamaciones, con enrojecimiento, acaloramiento, dolor muscular y articular, hinchazón, síntomas neurológicos, fatiga, malestar general … Normalmente, se localizarán estos síntomas en ciertas zonas corporales según el tipo de enfermedad. Hay sintomatología y clínica relevante, que será más grave en función de nuestro estilo de vida, alimentación, ejercicio físico, etc.

¿Cómo puede ayudarme la nutrición?

El alimento puede ser un fármaco. Ya lo dijo Hipócrates: “Deja que tu alimento sea tu medicina y tu medicina sea tu alimento

Cada alimento, en su matriz, nos proporciona fitoquímicos que ayudan a la resolución de la inflamación que se da en las enfermedades autoinmunes. Por lo tanto, es primordial consumir alimentos reales y no ultraprocesados que han sido manipulados industrialmente, además de la gran cantidad de aditivos añadidos que exacerban la enfermedad.

Debes eliminar los alimentos agresores, las grasas trans, los alimentos transgénicos, tanto el azúcar refinado como harinas refinadas, la sal refinada e incorporar los alimentos que actúan restaurando la pared y microbiota intestinal dañada, así como aquellos que puedan ayudarnos a modular algunos síntomas como la depresión, la ansiedad o la fatiga.

Puedes tener épocas en las que se agudiza, que empeoran, pero también remisiones. Es muy importante reducir la inflamación, como aspecto clave del tratamiento multidisciplinar de la enfermedad.

Por lo tanto, una alimentación antinflamatoria, libre de alimentos agresores, libre de tóxicos, la gestión del estrés, un sueño reparador, la restauración de la microbiota intestinal…así como la nutrición ortomolecular hará que se minimicen las fases agudas.