Los alimentos fermentados disminuyen los marcadores inflamatorios

Beneficios nutricionales de los alimentos fermentados

Los alimentos fermentados disminuyen los marcadores inflamatorios

A lo largo de la historia, la razón principal de fermentar los alimentos era para preservarlos. Con el paso del tiempo, muchas culturas incorporaron estos alimentos fermentados a su alimentación diaria y las compartieron con el mundo. Por ejemplo, el natto japonés, kimchi coreano y el chucrut alemán son populares en muchas áreas fuera de sus lugares de origen.

El proceso de fermentación es realizado por microorganismos y el tipo de alimento que se fermenta. Existe un consenso cada vez mayor de que el proceso de fermentación tiene beneficios nutricionales al transformar los alimentos, y formar productos finales biodisponibles, incluyendo mayor densidad de vitaminas, así como reduciendo los niveles de sustancias tóxicas, siendo los alimentos fermentados muy beneficiosos para la salud.

Cuando consumes alimentos fermentados, los cultivos vivos te brindan muchos beneficios. Pero por desgracia, ciertos alimentos fermentados que podemos encontrar en el supermercado no suelen contener cultivos vivos debido a que son sometidos a un proceso de pasteurización, por el cual disminuyen los microorganismos bacterianos, así como los péptidos biológicamente activos beneficiosos para el organismo. En cambio, antes del fermentado, se pueden hornear, pasteurizar, filtrar o ahumar.

Entre estos péptidos, el ácido linoleico conjugado (CLA por sus siglas en inglés), que tiene la capacidad de disminuir la presión arterial, los exopolisacáridos poseen propiedades prebióticas, las bacteriocinas tienen efectos antimicrobianos, los esfingolípidos nos proporcionan propiedades anticancerígenas y antimicrobianas, y los péptidos bioactivos exhiben propiedades antimicrobianas, efecto oxidante, antimicrobiano, antagonista opioide, antialérgico y reducen la presión arterial.

La conclusión es que los alimentos fermentados nos aportan muchos beneficios, como actividad antioxidante, antimicrobiana, antifúngica, antiinflamatoria, antidiabética y antiaterosclerótica. Por lo que deberíamos incorporar estos alimentos a nuestra alimentación.

Consumir alimentos fermentados reduce los biomarcadores de proteínas inflamatorias en adultos sanos, incluyendo la interleucina-6, que se relaciona con la artritis reumatoide (AR), diabetes tipo 2 y el estrés crónico.

Si tienes artritis reumatoide u otras patologías inflamatorias crónicas, reducir o eliminar el nivel de azúcar y consumir alimentos fermentados son claves para facilitar la recuperación. Si crees que necesitas la ayuda de una nutricionista profesional puedes contactar conmigo sin compromiso, te atenderé en el teléfono  676 977 955 o en el correo info@shilaansogain.com