La microbiota intestinal afecta a nuestra salud

Nutrición microbiota ntestinal

La microbiota intestinal afecta a nuestra salud

Según informa la Sociedad Española de Patología Digestiva (SEPD), en su web, existen más o menos 10 millones de genes microbianos distintos, y desempeñan un papel fundamental en la vida de las personas y en el funcionamiento del organismo, ya que realizan funciones fisiológicas imprescindibles con un impacto directo en la salud de las personas. Cada persona tiene una microbiota distinta, como el DNI, sin la cual no podemos vivir. Habitan, sobre todo, en el colon, aunque podemos encontrarlos en la piel, membranas, mucosas.

El intestino humano aloja un gran número de bacterias comensales, en una relación de simbiosis huésped-anfitrión, de modo que influye en nuestro estado de salud o enfermedad. Con lo cual, les damos techo y alimento y, ellas a su vez nos digieren alimentos que nosotros no somos capaces de digerir por naturaleza, produciendo ácidos grasos de cadena media que nos aportan energía a las células del organismo y ayudan al sistema inmune. Además, fabrican vitaminas necesarias para nosotros.

Hay evidencia clara de que esta simbiosis en la mucosa del intestino desempeña un papel muy importante en el desarrollo y regulación del sistema inmune. Si esta interacción no es adecuada, la homeostasis entre la carga antigénica ambiental y la respuesta del individuo puede fallar. Ello puede repercutir en el desarrollo de patologías autoinmunes, incluyendo la propia microflora (enfermedad inflamatoria intestinal).

Tanto nuestro estilo de vida como nuestra alimentación moderna está alterando la microbiota intestinal. Existe una fuerte relación entre lo que comemos y estilo de vida, para que haya una variada, equilibrada y sana microbiota intestinal. Si os acordáis, en el artículo anterior hablé de la inflamación silenciosa causada por el abuso de alimentos pro-inflamatorios. Estos alimentos que causan dicha inflamación, hacen que la pared intestinal se vuelva permeable y entonces atraviesen las toxinas y bacterias la pared intestinal, pasando al torrente sanguíneo, creando una endotoxemia y a su vez inflamación en otros órganos o tejidos.

Esta respuesta inflamatoria crónica agota al sistema inmunológico ya que en todo momento lo tenemos alerta y trabajando contra agentes nocivos.

Las funciones de la microbiota intestinal son:

  • Ayuda a nuestro cuerpo a digerir ciertos alimentos que nuestro estómago e intestino delgado no han sido capaces de digerir. Una buena microbiota es clave para obtener un buen funcionamiento digestivo, fabricando nutrientes esenciales para nosotros, pudiendo ser absorbidos para alimentar nuestros órganos.
  • Desempeña un rol importante en la producción de vitaminas del grupo B, vitamina K y vitamina D.
  • Una microbiota en buen estado influye en una buena salud ósea, ya que nos ayuda a sintetizar la vitamina D, vitamina K2. La vitamina D es la responsable de la absorción de calcio a nivel intestinal y la K2activa la proteína osteocalcina que es la responsable de la acumulación de calcio en el hueso.
  • La microbiota actúa como barrera defensiva.
  • Las bacterias de la microbiota se encargan de producir ácidos grasos de cadena corta, por descomposición de la fibra y los hidratos de carbono, como el butirato, que posee una acción inflamatoria y está en estudio para ver su posible función como prevención y tratamiento de enfermedades inflamatorias como la ateroesclerosis, hipertensión arterial, enfermedades inflamatorias intestinales, diabetes, obesidad, artrosis, incluso el cáncer, sobre todo el colorrectal.

El estrés, tabaco, alcohol, la dieta occidental, los ultraprocesados (ricos en grasas hidrogenadas, harinas refinadas, azúcares…), exceso de proteína animal, todos estos puntos están haciendo que nuestra microbiota se debilite, dándose una disbiosis intestinal que puede ser la causa de múltiples patologías que tengan repercusiones sobre diferentes órganos:

  • Aparato digestivo: diarreas asociadas a antibióticos, trastornos intestinales funcionales, enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa…
  • Enfermedades orales: gingivitis, enfermedad periodental…
  • Enfermedades infecciosas: sinusitis, enfermedades respiratorias invernales…
  • Patologías metabólicas y hepáticas: diabetes, dislipemias, malnutrición, enfermedades hepáticas, síndrome metabólico…