SII, anticuerpos anti-vinculina y toxina CdtB

SII, anticuerpos anti-vinculina y toxina CdtB

El SII (síndrome de intestino irritable) es el trastorno funcional intestinal más frecuente y conocido, aunque sigue considerándose una especie de «cajón de sastre» de síntomas abdominales (dolor, distensión, diarrea, estreñimiento…) por lo que clásicamente para su diagnóstico es por descarte de otras enfermedades orgánicas (enfermedad inflamatoria intestinal, sobrecrecimiento bacteriano (SIBO), gastroenteritis, parásitos intestinales, celiaquía…).

Actualmente se puede realizar un sencillo análisis de sangre, donde se mide los anticuerpos anti-CdtB y/o anti-vinculina.

Se han identificado niveles elevados de anticuerpos anti-CdtB y/o anti-vinculina en pacientes con Síndrome de intestino irritable asociado a diarrea (SII-D) y con Síndrome de intestino irritable mixto (SII-M) en comparación con pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal (EII).

Los anticuerpos del huésped contra CdtB reaccionan de forma cruzada con la vinculina, una proteína del revestimiento intestinal, lo que conlleva a una sintomatología compatible con SII y sobrecrecimiento bacteriano del intestino delgado (SIBO).

La presencia de anticuerpos anti-vinculina sugiere que se ha desarrollado un proceso autoinmune y puede haberse alterado el microbioma. Este perfil sugiere una infección reciente o una infección en el pasado.

La toxina CdtB está muy extendida entre las bacterias gram negativas (E. Coli, Campylobacter spp, Shigella, Haemophilus, Salmonella…), generando en el paciente un cuadro de inflamación, distensión abdominal, diarrea e hiperpermeabilidad intestinal.

Por otro lado, la proteína vinculina, presente en el tubo digestivo, tiene importantes funciones en cuanto a la motilidad intestinal y el correcto funcionamiento de los complejos motores migratorios (CMM), cuya función es la de «limpiar» el tubo digestivo de restos de alimentos sin digerir, restos de las secreciones digestivas y de exceso de bacterias, hongos y virus.

Si el CMM no se lleva a cabo o está alterado, el digestivo se resiente, apareciendo síntomas como flatulencia, distensión abdominal, diarrea…, de tal manera que si la vinculina está alterada o el cuerpo reacciona contra ella (autoanticuerpos) el paciente presentará una clínica de SII-D.

Cuando nuestro organismo entra en contacto con la toxina CdtB produce anticuerpos que pueden reaccionar contra vinculina, de tal manera que; ante un paciente con un cuadro clínico de SII con predominio de dolor abdominal y diarrea, la determinación en un análisis de sangre de anticuerpos antiCdtB y antiVinculina positivos nos daría el diagnóstico de SII con una precisión diagnóstica mayor del 90-95%.

Si crees que necesitas la ayuda de una nutricionista profesional para tratar el SII (síndrome de intestino irritable) puedes contactar conmigo sin compromiso, te atenderé en el teléfono  676 977 955 o en el correo info@shilaansogain.com